De Política y Cosas Peores

|

Ir a: De Política y cosas peores

Consigna de por vida

Catón


Pepito le dijo a Rosilita: “Ya supe que los bebés no vienen de París”. Preguntó con interés la niña: “¿De dónde vienen?”. Respondió el chiquillo: “De Estardos Unidos”… El doctor Duerf, célebre analista, le dijo a don Jactancio: “No necesita venir más a tratamiento. Ya está usted curado de su megalomanía”. “¡Fantástico, doctor! –se alegró el paciente–. 


Ahora buscaré ser al mismo tiempo Presidente de la República, Secretario General de la ONU y director del Banco Mundial. Si no obtengo esos cargos todavía me queda ser Napoléon Bonaparte”… 


Cuando la mamá de Susiflor jugaba al Candy Crush se concentraba en tal manera que perdía todo contacto con la realidad. Una noche la señora estaba sumida en el juego, y sólo de reojo alcanzó a ver que su hija se disponía a salir. Le preguntó con los ojos puestos en la pantalla: “¿A dónde vas?”. Susiflor, que conocía bien la debilidad de su mamá, respondió en broma: “Voy a una orgía sexual”. Le dijo la señora sin levantar la vista: “Llévate un suéter”… 


Hay oficios de los cuales no pueden despojarse nunca quienes los desempeñaron una vez. Curiosamente el nombre de todos esos oficios empieza con la letra “p”: político, predicador, payaso, periodista, profesor, y por supuesto el más antiguo, el de las cuatro letras. A ellos debe añadirse el de priista. 


En efecto, el priismo se lleva como se lleva un lunar, para decirlo en palabras de canción. Quien una vez vivió dentro del PRI –y del PRI– lleva sus siglas tatuadas por los siglos de los siglos, y no bastarán las aguas de los siete mares para borrarle esa indeleble marca. 


Por eso no creo equivocarme cuando digo que López Obrador es el único priista que está participando en la carrera por la Presidencia. Efectivamente, AMLO lleva en la sangre los mismos genes políticos que Peña Nieto y priistas que lo acompañan. Es hijo pródigo, sí, pero ya se arrimó a la casa paterna cuando ofreció a sus actuales ocupantes amor y paz, perdón y olvido. Desde luego el presidente Peña está mucho más cerca de López Obrador que de Ricardo Anaya. El panista, a diferencia del tabasqueño, ha dicho que investigará las posibles corrupciones del régimen actual, y que buscará la aplicación de las penas correspondientes a los delitos que se hayan cometido.


No descarto entonces una versión que en estos días he escuchado en labios de priistas serios en el sentido de que las cúpulas del prigobierno, perdidas ya sus posibilidades de ganar la elección presidencial, han arriado secretamente las banderas y han tenido algún acercamiento con el dueño de Morena. De esos supuestos encuentros habría surgido una consigna que estaría llegando ya a las bases priistas: ningún ataque a López Obrador; todos los ataques contra Anaya.


Leer más


Bc5329b6b49a21d 0c990d129151605ab185db2753a09d4