Vocabulario

|


Libros



James R. Portoraro


Por ahí me dicen que cada día se lee menos; que las ventas de los libros van de capa caída; que lo único que se lee, mal y pronto, son los textos de las redes sociales y cretinadas aledañas.


Como he dicho en alguna ocasión, el que no lee, no sabe hablar. Se pasa la vida en una pobreza de vocabulario que no le lleva muy lejos, así se crea lo contrario. 


De la misma manera ya he proclamado más de una vez que los límites de mi personalidad los define mi conocimiento del lenguaje. Es triste saber que, siendo el español uno de los tres idiomas más importantes del mundo, tantos millones de hispanoparlantes no se interesan en su propia lengua. 


Lo poco malipronto que aprendieron en el colegio les basta. Y mucho de ese aprendizaje fue español del patio de la escuela.  


Yo, a veces, tengo la impresión de que hablo otro idioma.  Digo que la mesa estaba abigarrada y no me entienden. Que la ceremonia quedó regia y se creen que tiene que ver con Monterrey. Los que dicen neva en lugar de nieva y coce en lugar de cuece. El día en que un joven me preguntó si había subido a la torre de pizza me dio un repeluzno.  


Notas

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES


"Chido, cul y está padre"
Home
El planeta III
El planeta II
El planeta I
Panini
Spaghetti
Ropa rota
Email