Gracia y Justicia

|

Por Catón 


La besó en el cuello. La besó en los hombros. Llenó con sabios ósculos la ebúrnea copa de sus senos. Besó también su vientre, anunciador del cercano paraíso.


Luego se inclinó como vasallo ante su reina y le besó los albos pies. Fue luego con sus ardientes labios a las rodillas y a los muslos, y por último cubrió de besos el florido campo de su mons veneris.

“¡Pendejo! —exclamó Babalucas al ver al galán de la película francesa hacer todo eso—. ¡El güey no sabe que los besos se dan en la boca!..


Doña Jodoncia le dijo a don Martiriano: “El mes próximo vamos a cumplir 25 años de casados. ¿Qué haremos?” Propuso él con timidez: “¿Guardamos un minuto de silencio?”..


Ya conocemos a Jactancio P. Tulante: es un sujeto vanidoso y engreído. Hace unas noches estuvo con una linda chica en la habitación 210 del popular Motel Kamawa. Al terminar el trance le preguntó a la muchacha: “¿Disfruté yo tanto como disfrutaste tú?”..


Lord Feebledick llegó a su finca rural después de jugar en el club la partida semanal de whist, y encontró a su mujer en ilícito concúbito con Wellh Ung, el lacertoso jayán encargado de la cría de los faisanes. 


“¡Hideputa! —clamó contra el verraco usando una palabra que aprendió en su viaje a España—. ¡Y en horas de trabajo!” Opuso el mancebo: “Con el mayor respeto, milord, me permito recordarle que hoy es mi día libre”…


En los pasados tiempos había un Ministerio de Gracia y Justicia. Los malévolos críticos de la época decían que la gracia era para los amigos, y que la justicia se aplicaba sólo a quienes no lo eran. Aplaudimos —y con ambas manos para mayor efecto— la defenestración de funcionarios y líderes enriquecidos en sus cargos, pero notamos que otros que lo mismo hicieron, pero que son adictos a la 4T o que con ella han hecho pacto, campan tranquilamente y sin poner a remojar sus barbas cuando ven cortar las del vecino.


Muy selectivo se muestra el régimen en esto, y a algunos a quienes debería llevar a la justicia les da gracia. Todos somos iguales ante la ley, pero parece ser que hay unos más iguales que otros. Aun así, son de reconocerse los esfuerzos que está haciendo López Obrador para combatir ese mal endémico que tanto daño ha hecho a nuestro país: la corrupción…


“Vi a tu esposa besándose en el jardín con un sujeto”. Eso le dijo a don Chinguetas un amigo. Preguntó él: “¿Era un tipo alto, moreno, de bigote?” “En efecto, así es, sí, efectivamente, es cierto” —confirmó el amigo, que en todo era redundante menos, al decir de su esposa, en lo tocante al acto conyugal. “Es el jardinero —le informó don Chinguetas—. Ése agarra hasta puñaladas”…


Nalgarina le preguntó a su amiga Pomponona: “La primera vez que tuviste sexo ¿lo hiciste por amor o por dinero?” “Debe haber sido por amor —ponderó ella—. El tipo me dio 50 pesos, y eso no es dinero”.— Saltillo, Coahuila.



Notas


MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Graves problemas
‘Castigo de Dios’
Justicia mexicana
Aplicar la ley
Actos de provocación
Guerra sucia
Condenados a la ignorancia
Mantener la dignidad