16 de septiembre

|

Captura de pantalla 2019 10 07 a las 9.36.26


E N   B R E V E

Por James R. Portoraro


Celebraciones de la noche del grito. Estaba el parque abarrotado de gente, había música, fritangas, vendedores de globos y de paletas. Algunas personas llevaban ropa con los colores de la bandera, pañuelitos al cuello, colegiales de trajes típicos bailando las resabidas composiciones, mamás orgullosas, maestras al tanto, parejitas de novios incipientes y parejas de abuelos sazonados por el tiempo, borrachitos en ciernes. En fin, se lanzó el pueblo a la calle a esperar el momento del grito.


Para amenizar la festividad nos regalaron con una gran pantalla de esas de ahora que permite ver bien de cerca hasta el color de los calcetines del que está cantando. Aparentemente, tenemos que ver todo hoy en día a través de pantallas. Las espectaculares, las de televisión, las tablets, las computadoras y los teléfonos. Los ojos se dañan viendo las cosas como cuando nos dicen que no veamos directamente al sol durante un eclipse.


Pues nos pusieron un vídeo sobre México. Habrá durado unos diez minutos. Con música. Colores impresionantes, paisajes de ensueño, revoloteo de faldas y brillo de mariachis, catedrales barrocas y haciendas coloniales. El pulque, el caballo, el clavadista de Acapulco y las festividades con máscaras, sombreros multicolores. 


Pero no había ni una sola imagen de después de 1925. Ya me cansé de ver niños corriendo por ruinas mayas e indígenas haciendo algo típico y mostrándoselo a la cámara. El México de hoy no interesa, el del mañana parece que menos aún. Ni siquiera aparecía Frida Kahlo. Estamos más acartonados que las momias de Guanajuato.


Notas


MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Drop Out
Faldas
Sexo musical
Mecenazgo
Lenguaje de género
Plástico