La vida es dura

|


Por Hernán León Velasco


Muchas veces es amarga y rencorosa, pero así es la vida. También es apacible, dulce y amorosa, es como un río que tiene todos los momentos: primero fluye tranquilamente, luego se precipita, choca contra las piedras, vuelve a precipitarse, se torna un remolino y se hunde en las profundidades.


Pero el río sigue corriendo entre las curvas y los accidentes de su cauce hasta llegar lentamente al mar. No la rechaces. La vida es el mar, donde confluyen todos los encuentros y todas las despedidas. 


A veces es llanto inesperado y, otras, una risa descaradamente irremediable. Cuando sientas que el mundo se viene sobre de ti, acuérdate que eres como un río que recorre el camino entre los bosques, la violencia de las tempestades y el profundo gorjeo de los pájaros. 


Ya vendrán otros tiempos cuando la lluvia sea un rezo en los tejados que ofrezca serenidad a nuestros pasos para que descubran nuevos destinos.


Notas


MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES


Erotismo
Faldas
Mecenazgo
Óscar
Barbas
Señales
Lenguaje de género
Cosas del idioma