Prisas

|


Captura de pantalla 2019 10 04 a las 9.33.26



E N  B R E V E

Por James R. Portoraro


No tengo tu prisa. Es un letrerito que he visto en más de un automóvil y pienso que es genial. Existen ciertos automovilistas y camionetistas que bajan por las calles y avenidas de la ciudad a unas velocidades totalmente incompatibles con un movimiento urbano. 


Tienen todos una prisa inconcebible dando la impresión, seguramente falsa, de que, o quieren llegar a la hora a un lugar en particular – fútil consideración en un ámbito dónde la puntualidad es depreciada – o que tienen que llegar a hacer algo muy importante que no se puede retrasar los 30 segundos de tiempo que creen que ganaron con la velocidad vehicular.


En incontables ocasiones alguien adelanta a dos o tres vehículos para que cuatro segundos más tarde se los encuentre en el semáforo. Será gente muy rica que puede derrochar gasolina. O su comportamiento es un status symbol del que no nos hemos dado cuenta. O les entró la desaforada inspiración de andar serpenteando por las avenidas a cien por hora porque lo vieron en la última versión de Rápidos y Fabulosos.


Será mejor no eculubrar. Mejor démosles el beneficio de la duda y tengamos conmiseración de sus arranques de pedal. La explicación más terrenal es que, o van a cobrar una herencia o les dio un ataque de diarrea.


Notas

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Protección cultural I
Protección cultural II
Videojuegos
Lo que es
Erotismo
Barbas
Lenguaje de género
Humor griego