Protección cultural II

|

E N   B R E V E

Por James R. Portoraro


La necesidad de algo de protección cultural debería ser en realidad una campaña educativa. La ciudadanía está totalmente rodeada de elementos culturales extranjeros que convencen que es mejor creer que ellos proveen un cierto nivel de status symbol, de cachet y de prestigio social que lo nacional no da. Fíjense que mal empezamos que tengo que usar palabras en inglés y francés para ser entendido.


Es imposible desplazarse cien metros sin ver algo extranjero, empezando por las marcas de los automóviles y siguiendo por la ropa que lleva la gente y continuando por la gran mayoría de lo que venden en el supermercado y acabando con lo que corre en las redes sociales. Somos las víctimas de una guerra invisible que tiene lugar lejos de nuestro ámbito, pero que estamos ligados a ella de una manera implacable. Somos la carne de cañón.


Abran la cartelera cinematográfica y cuenten cuánto es mexicano. Hagan una lista de compañías dizque mexicanas y chequen cuándo se vendieron a una multinacional extranjera. Las compañías que se ven forzadas a cerrar en Canadá y EEUU vienen a abrir en México. Se le ha vendido a la China la imagen de la Virgen de Guadalupe. ¿Viva México?


Notas

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Lo que es
Población
Desvalijado
Adelantados
Sexo musical
Erotismo
Faldas