“México es, de facto, un tercer país seguro”: Socorro Díaz

|

4


Socorro Díaz (Colima, 1949) atesora una larga carrera como periodista (fue la primera directora de un diario nacional: El Día), como política (fue senadora, diputada federal y subsecretaria de Gobernación), como académica (profesora de investigación periodística en la UNAM) y también como escritora (El huevo de la serpiente, La trama del poder…). En su última obra, Muro de ira y humo, la autora rastrea en el pasado de Donald Trump para tratar de entender el comportamiento del presidente de Estados Unidos, su obsesión con el muro y la —a su entender— alarmante reacción del gobierno de Andrés Manuel López Obrador a la crisis migratoria.


—Empiezo por el final del libro, donde pide a los mexicanos que “defiendan con firmeza los intereses de la nación”. ¿Trata de decir que el gobierno que preside López Obrador no los defiende?

—En el caso de la crisis de las caravanas de migrantes, no. El respeto en las relaciones bilaterales no se demuestra con amenazas, sino con negociaciones. Desgraciadamente, esto no ocurre con el presidente Donald Trump, empeñado en resucitar la guerra fría. Por tanto, México debe cambiar de estrategia y revisar de fondo su política migratoria. No debería haber aceptado montar campamentos de refugiados para contentar a Trump.


—¿Quiere decir que México es de facto un tercer país seguro, aunque lo niegue el gobierno?

—Exacto. Es un tercer país seguro de facto, ya que los migrantes que solicitan asilo en Estados Unidos son devueltos 48 horas después; y no al país de origen, sino a un tercero, a México. La diferencia es que un tercer país seguro (como Canadá) permite al migrante solicitar asilo, mientras que México no lo hace, pero, en la práctica, es un tercer país seguro ya que aquí se quedan esperando indefinidamente una respuesta de las autoridades migratorias estadunidenses, que en su gran mayoría es negativa.


Leer más

Allanan oficina del Vaticano
“Que les disparen en las piernas”; Trump sobre migrantes
Ejército apoya a Vizcarra; crisis política en Perú