No pierdas tu espíritu de niño

|

Actriz


Por Hernán León Velasco


Cuando pasa el tiempo y nos hacemos “grandes”, por hábito nos volvemos más duros que las piedras más duras, por eso a veces hay que perder la compostura, hacer el ridículo y reírse de sí mismo para recordar un poco el júbilo de nuestra infancia

De ahí que no esperes hoy lo que te pasará mañana. No se repetirán las historias por más que las invoques. Actúa ya, no importa si es tu peor actuación; atrévete a ser un personaje sin igual. Sé un visitante de la tierra que vive, ama y sueña.

Charles Chaplin lo decía mejor:
“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos”...
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida... antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.

Por tanto, ¡detén tu prisa y sonríe!
Mas no te ocultes detrás de tu alegría. Enseña sin temor aquello que reflejas, que aún existen personas que sueñan
con la sinceridad de tu sonrisa.

Busca lo que hay de bueno en todos. No hagas de los defectos de los demás una distancia y sí un acercamiento. No repruebes a los otros porque piensan distinto a ti.

No te preocupes, que cuando menos lo esperes habrá una salida oportuna y aunque no observes la grandeza en tu camino, cada día tus pies saben cómo encontrar al sol.


Notas


MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES


El Papá del Surrealismo
La risa, remedio infalible
Algo sobre Leonard Cohen
Un árbol te dice
No tengo país, me lo han robado
Un texto sagrado
La importancia de llamar al pasado
Siri, te pasas...
Saña irresponsable
Protección cultural I