José José en el Quijote

|

Por Jaime Muñoz


Era la última ahora sí. Eso dijo Miguel: es la última ahora sí, Nacho. Ya quedaba un solo parroquiano, él, y eran las tres en una madrugada de jueves. Ayer había sido lo mismo. Y antes de ayer igual, y así noches y noches en las que se hundía poco a poco en el abismo de los tragos. Tenía 35, y tomando a ritmo ascendente desde los veinte más o menos, cada vez peor. Era ya 1989 y desde el 85 se había prometido meter freno: voy a parar, pronto voy a parar, decía, se decía. Pero apenas llegada la siguiente noche, el alto en el camino de los tragos quedaba pospuesto: mañana, puede ser mañana, pensaba, y entonces elegía una de las cinco o seis cantinas que le aguantaban el tren más allá de las dos. 


Porque él sabía que su límite no estaba en el horario oficial que obligaba a cerrar toda cantina a las dos de la madrugada. Su límite estaba más lejos, hasta las tres o cuatro, a veces hasta las cinco, así que necesitaba establecimientos con cantinero aguantador, de esos que cierran y se quedan una o dos horas extras sólo para seguir vendiendo con la esperanza de propinas más jugosas. Esa noche llegó pues al Quijote, piquera de adobe que a pujidos se sostenía en pie sobre la esquina de Allende y Ramón Corona, en Torreón. Allí atendía Nacho, y Nacho sabía resistir más allá del horario fijado por la ley municipal. Así pues, llegó a las diez, sediento luego de desahogar mil trámites en el despacho. Adrede se prolongaba en el trabajo más allá de las ocho. Lo hacía para purgar anticipadamente la culpa de pasarse de tragos, la seguridad de que volvería a su casa casi al amanecer, más que ebrio. Eran pues las tres de la mañana. Nachito el cantinero había cerrado a las dos y desde hacía una hora lo atendía sólo a él. Ya la última, Miguel, son las tres, había dicho Nacho hacía dos copas. Pese al exceso de alcohol en su sangre, no estaba inconsciente y vio que sin remedio llegaba al final de la jornada. 


La última ahora sí, Nacho. Y Nacho, silencioso al lado de la barra, preparó la cuba con desgano. Eran poco más de las tres. El sonido bajo sintonizado en radio Laguna apenas dejó oír los toquidos a la puerta. Nacho fue, entreabrió y habló con alguien que pedía algo desde la oscuridad. Nacho dijo claramente está cerrado, pero del otro lado argumentaron algo. Miguel paró la oreja. Yo pago la multa, dijo la voz. Nacho respondió bueno, pasen rápido y acá dentro vemos qué. De inmediato entraron dos tipos, uno alto y fornido, silencioso y empistolado, y otro más bien bajo de estatura y camisa desfajada. Nacho titubeó. Bueno, es peligroso venderles para sacar de la cantina; si los pesca la policía me chingan con una multotota. No pasa nada, amigo, yo la pago, no se preocupe, dijo muy seguro el bajo de estatura. Bueno, dijo Nacho, y volvió a colocarse detrás de la barra. 


Sólo dejen que sirva esta cuba a medio preparar. Miguel ya no quiso ver la acción, y cabizbajo colocó su ansia en la espera del último vaso. Nacho vino con el trago y le cuchicheó al oído: es José José. Sólo dijo eso: es José José. Miguel miró con cuidado y era verdad. Quien esperaba en la barra era José José acompañado por un tipo robusto. 


Continuar artículo

Lujuria de Eslava Galán
Prevenir el suicidio y más en Acequias
El gato omnipresente