Población

|


Captura de pantalla 2019 09 26 a las 8.38.14


E N    B R E V E

Por James R. Portoraro


En la época de Augusto, primer emperador romano, la ciudad de Roma alcanzaba la desaforada cifra del millón de habitantes. Esta fue la época en la que levantaron el Coliseo, el Panteón de Agripa y llegó el Circo Máximo al esplendor de acoger a casi 400 mil espectadores. No ha habido nunca un recinto igual.


Con el paso de las tribulaciones del tiempo, Roma bajó a tener a 60 mil habitantes, lo cual era comparable a cualquier otra ciudad de Europa. Ninguna ciudad llegó a tener un millón de habitantes durante dieciocho siglos.  Hubo que esperar al Londres de la reina Victoria.


Mientras tanto, esa Roma de menos de 100 mil almas, nos dio la Capilla Sixtina y la basílica de San Pedro. Florencia la catedral de Santa María del Fior, el palacio Medici y la Galería de los Uffizi. París, la catedral de Notre Dame y Versailles. Berlín, Sans-Souci. Venecia, la basílica de San Marcos y el Palacio Ducal. Y la lista sigue. Y es larga.


Sin electricidad, ni bombas de agua, ni tecnología como la de hoy. 


¿Qué población de menos de 100 mil habitantes nos ha dado algo arquitectónico que valga la pena en los últimos cincuenta años?




Notas

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES

Sexo musical
Erotismo
Faldas
Mecenazgo
Vivaldi
El nacimiento de Italia