La risa, remedio infalible

|


Sorpresa


Por Hernán León Velasco


Una señora invita a un médico a comer a su casa con su familia y la vecina, medio preguntona, luego de que el médico se va le dice: 


—Oye María, ¿estás enferma?

—¿Por qué me preguntas eso, Petra? 

—Es que vi que entró un médico a tu casa. 


— Mirálo Petra, no es fuerza que esté enferma para que venga un médico a mi casa, imagináte, no voy a pensar que si entra un soldado a tu casa, vos estás en guerra. 





Notas


MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTICIAS MÁS RELEVANTES


No tengo país, me lo han robado
El Poeta Buonarroti
Luna de la cosecha
Correr fue el principio
Algunas frases de Voltaire
El lector despreocupado
Lo dijo Muñoz Ledo
Ser niños de otra edad
El Mono Araña