Faldas

|


Faldas


E N   B R E V E

Por James R. Portoraro


Cuándo le pregunto a la gente cuál es el secreto de poder llevar la minifalda con éxito, todos me contestan que la mujer debe tener bonitas piernas. Error. El secreto es tener bonitas rodillas. 


La rótula es uno de los huesos más feos del cuerpo y mujer que no tenga rodilla agraciada, cúbrala. A los hombres se nos perdona la fealdad en muchas partes del cuerpo, pero a la mujer no.


Ahora bien, sea por rodilla fea, sea por comodidad – según comentan - se está perdiendo la falda. Cada día se usa menos y menos porque a la mujer le ha dado por embutise en unos pantalones que, en tantos casos, no le quedan. 


Porque no es que se vaya perdiendo la costumbre de usar falda; se está también perdiendo la costumbre de no hacer el ridículo. Tristemente, esto aplica a ambos sexos. Pero el tema de hoy son las faldas, no los payasos.


De repente, por arte de magia, ví a una señora, mamá, de más de treinta años, que me renovó toda la esperanza relacionada no sólo con las faldas, sino tambien con la belleza de la mexicanidad bien entendida. 


Llevaba un vestido blanquísimo con rayas con dibujos indígenas a los lados. La parte inferior estaba rematada con una franja de amarillo brillante. Portaba sandalias. El cabello recogido. Me dieron ganas de irle a darle un beso a esa flor mexicana. Pero estaba su marido.


Revolución
Pizza
Mecenazgo
Mona Lisa I
Galletas
Humor griego
El nacimiento de Italia
Una noche de ópera