Francisco Toledo y su visión del mundo

|


Franciscot

Por Alberto Siller


En la rueda donde nos movemos, unos bajan y otros suben; los que suben no son necesariamente los que están arriba, y los que bajan muchas veces son los que están en lo más alto. 


Murió quizá no sólo, el mas grande pintor mexicano, sino quizá uno de los muy pocos y más grandes seres que hay en nuestro país, quizá el más grande. 


Francisco Toledo, para mí fue el Jesucristo mexicano por excelencia. Entendió a través de haberse sumergido en el mundo del arte, cómo piensa un escarabajo, qué sentía el murciélago al estar colgado dentro de ese auto-capullo; si lo que imaginaba ese animalito, ahí viendo hacia dentro, todo era al revés o toda su visión se dirigía hacia las estrellas. 


Yo trato de escribir para entender la vida, la tengo que bajar al cuaderno con rayones de lápiz como Toledo lo hizo. En el mar en que Toledo se ahogó, aprendió a entender lo que sienten los insectos, a escuchar las respuestas de la naturaleza, a saber que una firma al final de cada obra, casi viene sobrando. Con los chapulines y con los changos se entendía bien. 


Hizo política al hablar con cualquiera. Pero también hundió sus pies en el barro muy negro de Oaxaca, ese mismo que parió a la clase indígena y que sabía que era su materia prima. Comió de las cocinas más auténticas que aún quedan. Sus visitas no eran hacia palacios aterciopelados, sino a mercados donde hierven los colores, donde danzan los aromas y donde juegan las hormigas a ¿quién de ellas, se la comen en último lugar?. 


Entendió como artista, qué la humildad está encima de lo material. Entendió que se tiene que ver por toda la gente y no sólo por uno. 


No sólo esculpió y tiñó con ejemplo su vida, sino que comprendió que se viene al mundo a estallar en miles de pedazos. Comprendió, que lo que le pertenecía, no era lo material, aunque eso le sobrara; pero sí tenía muy en claro, que sus mayores regalos eran la paz de todo y la dicha que debe de haber en todo , bañado en mezcal y con sal de gusano. 


Los muertos vivos y locos
Costumbres de Ergástula
Este soy
​La experiencia, la pátina y el arte
El peso de la máscara
La súplica de Barberá
El vacío cultural