El Primer Informe

|


Informe amlo



Por Hernán León Velasco


Es evidente que tiene muchas lecturas. En los días que vienen saldrá la artillería pesada de los enemigos de AMLO para analizar con microscopio y atacar sin piedad todas las contradicciones que pudo exponer en su discurso (harán una lista interminable).

AMLO vino a sacudir las fuerzas de la corrupción y avienta zarpazos para aquietar la ferocidad con que se defienden los actores deshonestos de un país acostumbrado a funcionar bajo el amparo del poder en turno para delinquir a manos libres con las arcas.
Las leyes están hechas al revés: tal parece que protegen a los delincuentes ya sean gobernadores, presidentes, etc., de tal forma, que no perseguirán a Peña Nieto porque la misma ley lo protege (hay lugares, como Singapur, donde a estos maleantes de la política los pasan por las armas).

El talón de Aquiles de México es la Seguridad y se tiene la sensación que se aproxima un estallido social en un pueblo que no tiene cómo defenderse, porque además los gobiernos anteriores lo desarmaron, no para evitar la violencia, sino para que el mismo pueblo esté indefenso ante la delincuencia. Y ésa parece ser la figura fundamental a la que responde el despojo de las armas: el poder político en favor de los bandidos.
Por tanto, se requiere de un modo distinto de proteger a los ciudadanos donde pueblo y gobierno se unan contra los que atenten en romper el orden social.

Luego entonces, AMLO, tiene una tarea difícil en el tema de Seguridad, y le será imposible llevarla a cabo si no se organiza con la sociedad civil. Es un líder que provoca emociones encontradas. Debe unificar el espíritu del pueblo. Esa será su mayor fortaleza.

El líder debe ser verdadero al estilo de Mandela, Gandhi, Luther King, entre otros, para que el pueblo no tenga la imagen de discrepancia que algunos gobernantes ocasionan; sin embargo, a lo largo del tiempo todos los dirigentes han tenido fuertes sectores de oposición.

Muchos líderes han tenido que enfrentar los grandes retos de la historia. En el caso de AMLO, el principal reto es él mismo. Mejorar su discurso y sus acciones, sobretodo tomar las cosas con serenidad para evitar los exabruptos personales y el de los oponentes que lo confrontan.

Al informe de ayer lo secundan los encuentros cotidianos mañaneros, que son oportunos para estar cerca de la gente (aunque a veces se expone innecesariamente), y a la vez son desgastantes para su equipo de colaboradores; por ello, se debe asesorar, como todo presidente, con los que no le teman contradecirlo para cambiar de parecer cuando se requiera tomar otra estrategia que así convenga a la nación. Esto será su mejor aporte: reconsiderar sus propósitos para realizar lo más conveniente en favor de los destinos de la República. 


TAMBIÉN PUEDES LEER


La 4T ha destapado la podredumbre, menos la de “El Güero”


La 4T ha destapado la podredumbre, menos la de “El Güero”
Ser niños de otra edad
El hombre que se atrevió a ser feliz
La importancia de llamar al pasado
La muerte de Nora
Cuando te digo... sé tú mismo
La Pila
El Rostro de Rosario
El Mono Araña
Si alguna vez has pensado