Lo que soy

|

Por Alberto Siller


Todo lo que yo soy brota 

como partículas de una cosquilla 


De un nervio que se alteró... que describe dolor, 

pero también placer...que huele a amor

pero nunca a odio.


Soy principalmente rojoso, pero también a 

veces soy verdoso; más bien en segundo lugar, 

soy moradoso.


Y fluyo azuloso en las tormentas.


Cuando me siento naranjoso me vuelco hacia 

mis párpados cerrados, pero veo hacia dentro 

de un sol que me quema lo que ya no me sirve.


Me deshago encima de lo que creo bueno, 

Me esparzo como queso parmesano.


Soy ceniza que arde y arde, en un océano que 

emite fragancias de virginidad.


Y renazco de aquellos rescoldos 

cada mañana... me huelo a café recién tostado...

 a lenguas que tienen sed de amor.


Para volver a ser aroma, a ser brizna de un todo. 


Nada es óbice para traspasar hoy los barrotes

que me limitan... que a su vez, sólo son mis 

pensamientos.

La 4T ha destapado la podredumbre, menos la de “El Güero”
Este soy
​La experiencia, la pátina y el arte
El peso de la máscara
Gracias
La súplica de Barberá
Quien escribe, se busca a sí mismo
El vacío cultural