El asesinato de 2 activistas en Chiapas sigue impune, aunque los responsables estén identificados

|


Cts chiapas

Foto: Cuartoscuro



Deisy Domínguez López tiene 32 años, es madre de tres hijos y es viuda.


Su pareja era Noé Jiménez Pablo. El 17 de enero fue secuestrado, torturado y asesinado en Amatán, Chiapas, junto a su compañero José Santiago Álvarez. Ambos participaban en un plantón contra el gobierno municipal de Manuel de Jesús Carpio Mayorga, cuando hombres armados se los llevaron. Sus cuerpos aparecieron un día después en el vertedero, a tres kilómetros del lugar, con señales de violencia.


Deisy Domínguez habla con voz suave, dubitativa. Tiene tres hijos a los que criar. Solo dos de ellos saben que su papá fue asesinado. El otro es demasiado pequeño. Pero algún día preguntará. 


Y Domínguez le contará que fue un defensor de Derechos Humanos, miembro del Movimiento por la Paz, la Justicia y el Bien Común en Amatán, y dirigente del Movimiento Campesino Regional Independiente-Coordinadora Nacional Plan de Ayala, a quien estar incluido dentro del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas no le salvó de morir asesinado.


Leer aquí la nota completa


Migrante de Haití no recibió ayuda y murió en estación migratoria de Chiapas, denuncian ONG
Gurría no conoce las teclas ni de la marimba
Liberan a policías retenidos en Ocosingo
Detienen a los presuntos homicidas de pareja sancristobalense
Emilio Zebadúa, acusado de ser el “operador estrella” en falsificaciones
Asesinan a pareja en Comitán
Denuncian hundimiento de tierra
Excelente decisión de AMLO
"No nos doblegaremos ante la delincuencia": Fiscal Llaven Abarca