Lo que aprendí de doña Maclovia

|

Por Hernán León Velasco


Era una noche de domingo, del mes de noviembre del año de 1986, cuando realizaba el internado médico en el Hospital General de Hermosillo, Sonora, estaba de guardia en Terapia Intensiva. 


Uno de los pacientes que se encontraba en ese lugar, era una señora de nombre Maclovia, de 60 años de edad, que cursaba en su segundo día de atención por un infarto al miocardio. De súbito, doña Maclovia comenzó a decirme que era feliz, que toda su vida lo había sido, sin importar que cuando fue joven hubiese quedado viuda, y se sentía tranquila porque había luchado para que sus hijos salieran adelante. 


Con una firmeza irrevocable expresó que esa noche moriría; queriendo apaciguar su afirmación le dije que no se preocupara pues su estado de salud iba mejor y al día siguiente pasaría a Terapia Intermedia. Ella, esbozó una sonrisa y dijo: “ es usted el que no debe preocuparse doctor, uno presiente cuando se va a morir, y ése es mi caso, con usted les dejo un saludo a mis hijos y volvió a sonreír”. 


Whatsap1

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTAS MÁS RELEVANTES


No me quedó más que mirarla con bondad y abrazarla, diciéndole al oído, estará bien, ya verá. Una hora más tarde, presentó otro infarto y falleció, las enfermeras envolvieron su cadáver con unas sábanas blancas y el camillero lo llevó al área de descanso, en donde entregarían su cuerpo a los familiares. Me dirigí al pasillo y a solas lloré en silencio, me conmovió hasta los huesos este hecho. Ya repuesto, avisé a sus hijos que estaban en la sala de espera para darles el pésame y su último saludo, ellos se pusieron inconsolables. Pasaron los años, sin que aquel acontecimiento me deje de conmover, hoy en día me pregunto, cómo pudo doña Maclovia sonreír hasta el último momento. 


Desde entonces entendí que la felicidad es una forma de ser, y que si bien existen cientos de libros que motivan el entusiasmo, como una especie de arte o ciencia para ser felices, en ocasiones, es más feliz quien menos tiene o menos sabe. 


El sabelotodo por lo general se vuelve soberbio, y a veces no goza de una plática con los amigos, de un atardecer, o de una simple caminata a la orilla del mar. Son paradojas de nuestro tiempo emocional. Para estar radiante y animado (la mayor parte del día), no existe una fórmula, sino es una actitud para superar lo adverso que se nos presenta en el transcurso de nuestra vida. 


Así puede ser más feliz un anciano de noventa años, que un joven de veinte, y puede ser más feliz quien no posee los pies para caminar, que el campeón de una Carrera Olímpica. Con esto aprendí de doña Maclovia que estar en armonía con la existencia es una decisión personal, y que ser feliz hasta el último momento de nuestra vida, es la mejor manera de relacionarse con uno mismo. 


Porque la felicidad no es un asunto de tener, sino una forma de ser ante sí mismo para luego presentarse con los demás con entusiasmo, sin importar la circunstancia y el tiempo que existamos en el corazón de la tierra.


¿Tiene algo que denunciar? ¿Tiene quejas que exponer? Hágalo en vivo a través del Facebook: Enrique García Cuéllar quien le da voz a su opinión en Y nos dieron las Once...


Captura de pantalla 2019 07 02 a las 16.06.22


¿Qué tanto son 685 millones? AMLO perdona a Velasco porque es congruente
La 4T le perdona 685 millones de pesos en desvíos a Manuel Velasco
El portazo de Carlitos
Manuel Velasco Coello tiene futuro político
No tengas prisa de nada
Leo a la velocidad de lo que me dicen las palabras
Amen a la vida
El tiempo nos enseña el significado de lo que es ser un padre