Don Andrés Manuel no debe poner oídos sordos

|

Por Julio Serrano Castillejos 


“No crean que tiene mucha ciencia gobernar” grita a los cuatro vientos el presidente Andrés Manuel López Obrador y se le viene el mundo encima, entre otras plumas la de Beatriz Pagés en la revista SIEMPRE! Le pega una vapuleada de muy Padre y Señor Nuestro, como decían las señoras de edad de mis años de juventud. 


Es claro, para cometer pifias y errores a granel no tiene mucha ciencia gobernar y si nos subimos a un templete a pronunciar discursos mañaneros a una velocidad de disco de pocas revoluciones por minuto pues mucho menos. Y a sus seguidores nada se les puede decir ya que son los feligreses de una nueva religión y han convertido en artículo de fe adorar al moderno mesías, quien a decir de doña Beatriz Pagés “desde hace tiempo recurre a la mofa para despreciar y minimizar a lo que estorba su mandato”. 


¿Habrá leído alguna vez don Andrés Manuel a Montesquieu el célebre autor “Del Espíritu de la Leyes”? En ese texto explica el gran pensador la fina relación del gobernante con su pueblo y de la delicada textura de los hilos del poder y en tal razón la infinita sabiduría de la ciencia de gobernar, sus casos particulares y los mejores métodos para no incurrir en el error de no saber aplicar las leyes y de servirse del poder para exponer el bien del pueblo. Si algo requiere un trato científico es precisamente el bien gobernar. 


Whatsap1

MANDA ALTA AL 9612552882 Y RECIBE LAS NOTAS MÁS RELEVANTES


La política es un arte y como tal es muy sensible a las equivocaciones y al gobernante le es imperdonable no saber manejarse, pues sus defectos repercuten en el malestar de las mayorías. El presidente de México se solaza al obligar a su pueblo a escucharlo a él en sus conferencias mañaneras diariamente, pero tiene así mismo la obligación de oír lo que el conglomerado le solicita. 


Dice la señora Pagés “a México antes nunca se le había gobernado con tanto rencor acumulado” y tal parece tiene razón pues nuestro primer mandatario, no se comporta como tal, sino más bien como un mandante. Mandatario es el que obedece y mandante es el que ordena. 


Las marchas en contra del presidente son sintomáticas de algunos males y a ellos se les debe poner remedio y no deben ser analizadas esas protestas con frialdad ni a la luz de partidarismos. Don Andrés Manuel no debe poner oídos sordos, cuando el río suena es porque agua o algo lleva.


TAMBIÉN PUEDES LEER


Manuel Velasco Coello tiene futuro político



¡La información en un sólo toque!

Visita: www.juiciopolitico.com

Síguenos en Facebook y en Twitter

Suscríbete al canal de Youtube Juicio Político

Envía ALTA al 9612552882 y recibe los resúmenes

Descarga la App Juicio Político para Android

¡Juicio Político, lo que se ve sí se juzga!