Pizza

|

EN BREVE

James R. Portoraro


Yo he estado en Nápoles una vez en mi vida y es memorable porque probé la pizza en su lugar de origen.

La pizza debe empezar a hacerse cuando uno se la pide al mesero. Mientras los comensales esperan, se trae a la mesa el antipasto que, literalmente, significa "lo de antes de la comida". O sea, la botana. Mucho de lo que se sirve de antipasto son ingredientes que lleva la pizza: jamón, queso, anchoas, corazones de alcachofa, espárragos, entre otros.


El secreto de la pizza es el agua de buena calidad. La que se usa para regar las plantas de tomate y los olivos para hacer el aceite. La que se usa para hacer la masa. Y la que toman las búfalas para que luego hagamos queso con su leche. La pizza auténtica no lleva queso de leche de vaca.



La peor y más difundida costumbre es la de poner pasta de tomate a la pizza. Esta pasta se hace cocinando tomates. Cuando se mete la pìzza en el horno, se están cocinando los tomates por segunda vez. O sea, acabamos de matarles el sabor La pizza necesita salsa de tomate fresco, no esa horrenda pasta rojiza. La pizza no es un trozo de pan seco caliente con cosas encima.

Piedra volcánica
Patriotismo vacío
Óscar