Fallas y contradicciones en caso Norberto; investigan a policías

|


NOR


Un mando de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) es el primero que ya está identificado y bajo investigación de la Procuraduría capitalina por entorpecer las indagatorias por el secuestro y homicidio del estudiante Norberto Ronquillo.


Se trata del jefe de patrullas del Sector Hospitales, apellidado Cevallos y con indicativo Hospitales Delta 1, quien no resguardó el Yaris blanco de Norberto, abandonado horas después del rapto en la colonia Arenal Tepepan, en Tlalpan.


Conforme a lo establecido en el expediente CI-FCIH/UI-1C/D/00100/06-2019, una llamada al 911 alertó el miércoles 5 pasado sobre un Toyota Yaris con placas L84-AGM que obstruía la circulación sobre Avenida Arenal.


Tenía las intermitentes puestas y a un costado, sobre la banqueta, estaban tiradas las llaves.


Dos oficiales del Sector Hospitales fueron avisados vía radio alrededor de las 1:10 horas.

Por la forma en que habían dejado el coche, sospecharon que estaba relacionado con un ilícito, avisaron a su mando y se abstuvieron de pedir una grúa.


Minutos después, el primo de Norberto pasó por la avenida a bordo de una camioneta. Al ver el automóvil de Norberto detuvo su marcha y se acercó a los policías.


"Es el carro de mi primo", exclamó. Le comentó a los uniformados que vivía por allí, y que horas antes había sido secuestrado.


Apenas vio las llaves tiradas y una mancha de sangre, cuando explotó en llanto y rabia.


Posteriormente, llegó el comandante Cevallos, a bordo de la patrulla MX-710S1. Fue enterado de la situación pero ordenó a sus subordinados retirarse.


Al no haber aún denuncia del secuestro, permitió que el Yaris fuera llevado a casa de los tíos de Norberto, con lo cual se perdieron evidencias como huellas dactilares, el rastro hemático y cabellos de los sospechosos.


Una hora y media más tarde, consta en el expediente, se activaron los protocolos de secuestro en la Procuraduría y con ellos las órdenes de resguardo de evidencias y la petición de videos al C5.


Norberto había sido plagiado entre las 21:45 y 22 horas del martes 4 de este mes. Pese a que su familia pagó medio millón de pesos por su liberación, la noche del domingo fue encontrado sin vida en un paraje boscoso de la alcaldía Xochimilco.


En conferencia, la Procuradora, Ernestina Godoy, admitió que hay policías bajo indagatoria por no resguardar una de las principales evidencias: el coche de Norberto.


"Todos estarán sujetos a investigación. Vamos a tratar de que no haya impunidad", adelantó. Dijo, además, que el estudiante de la Universidad del Pedregal pudo ser asesinado inclusive horas después del secuestro.


En la Fuerza Antisecuestros (FAS) sostienen que los responsables podrían haber utilizado a una persona o familiar muy cercano a la víctima para consumar el rapto y que por eso mismo decidieron privarlo de la vida.


Contradicciones del caso


A pesar de que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México afirmó que se siguió de inmediato el protocolo antisecuestro en el caso de Norberto Ronquillo Hernández, el rector de la Universidad del Pedregal, Armando Martínez aseguró que no fue así, incluso, dijo que la actuación de las autoridades capitalinas fue tardía.


Minutos después que los familiares se enteraron de que al joven de 22 años lo habían secuestrado, hicieron una llamada al 911 para reportar la situación. Esa misma noche llegó una patrulla a las instalaciones de la escuela, pero no reportó a sus superiores para realizar las debidas diligencias.


Agregó que esta patrulla debió de haber informado por protocolo al centro de mando para que, desde ese momento, se activaran todas las alertas. No se hizo, sino hasta que la familia  acudió a la procuraduría.


"Estamos hablando que pasaron dos o tres horas en que la familia llegó a la procuraduría y solicitaron ayuda. Con el nerviosismo, los familiares decidieron pagar el rescate y luego se da la señal de que Norberto no apareció".


De acuerdo con la línea del tiempo que presentó la PGJ indica que la familia de Norberto interpuso una denuncia en la Fuerza Antisecuestros (FAS) de dicha dependencia a las 00:41 del 5 de junio, sin embargo Armando Martínez señaló que mediante una llamada al 911 se alertó del plagio.


"Tenemos la certeza de que prácticamente de inmediato se dio llamada al 911. Esta línea del tiempo no muestra la llamada, pero sí fue antes", indicó Martínez a La Silla Rota.


La prueba es que minutos después de que se alertara al número de emergencia llegó a las instalaciones de la Universidad la patrulla número MX708 de la policía de la Ciudad de México, a la que se le hace el reporte de la desaparición del vehículo. Los uniformados arribaron pasadas las 22:00 horas.


Los datos de la PGJ señalan que a las 2:30 horas del 5 de junio se iniciaron los protocolos y oficios antisecuestros y a las 15:00 horas hubo seguimiento de las investigaciones y solicitud de cámaras.


"Eso no fue así, lo que queremos decir es que no se actuó prontamente y en ese sentido estamos esperando una respuesta de cambio de protocolo".


Los familiares regresan 12 horas después de la primera intervención a la procuraduría y "hay una lentitud tremenda", lo que ocasionó que tomaran la decisión de protestar y hacer público el secuestro.


En la cronología de la PGJ se explica que hasta el jueves 6 de junio "se recabaron los videos del momento de la salida de Norberto" del estacionamiento de la Universidad del Pedregal. El rector aseguró que eso demuestra que no fue inmediata la revisión de las cámaras.


Casi 72 horas después, reiteró Martínez, que es cuando se inicia la búsqueda en campo y en las cámaras. De manera previa se hicieron algunas acciones, sin embargo nada serio en el C-2 y C-5.


"Se intervino tardíamente en la atención de las víctimas. Lo que quiero extender, más que un reclamo  o denostar, primero es que haya un reconocimiento de la falta de actuación que hubo y segundo es que tenemos que trabajar en protocolos inmediatos donde se activen todas las alarmas para el seguimiento en un caso de secuestro".


La ruta del secuestro


A las 21:31 horas, Norberto salió de la Universidad del Pedregal, ubicada en la calle Transmisiones, colonia Exhacienda San Juan, alcaldía de Tlalpan, rumbo a la colonia Arenal Tepepan, donde el joven de 22 años vivía con sus tíos.


Según información de la PGJ, Norberto fue plagiado en la calle Arenal, aproximadamente a un kilómetro y medio de la Universidad y muy cerca del fraccionamiento en el que residía.


A un lado del Club de Golf Tepepan, próximo al fraccionamiento, fue encontrado el automóvil de Norberto, el cual no fue asegurado. Las llaves estaban en el piso.


En la madrugada del 10 de junio fue localizado el cuerpo del joven en un paraje de la avenida Del Campo, pueblo Santa Cruz Acalpixca, alcaldía Xochimilco. Sin embargo, este lugar tampoco fue resguardado ni acordonado, ya que medios de comunicación cuando llegaron en la mañana de este lunes, se encontraron con el lugar abierto y sin asegurar.


Norberto, un estudiante ejemplar


Los mejores amigos de Norberto lo recuerdan como un ángel, un chico alegre y solidario, incluso cuando fue el sismo del 19 de septiembre de 2017, ayudó en los trabajos de rescate en los edificios colapsados.

También fue un estudiante ejemplar. El joven cursaba el último año de la carrera de Mercadotecnia Internacional, incluso era la insignia oficial en todos los posters y carteles de la graduación.


Fuente: Municipios Puebla

Norberto Ronquillo fue torturado y estrangulado, reveló la necropsia
‘Vine por su diploma y me llevo su acta de defunción’: madre de Norberto
Norberto habría sido asesinado la noche del secuestro: PGJ
Universidad del Pedregal suspende clases tras muerte de Norberto
Pagaron el rescate por Norberto y lo regresaron... muerto
Asesinaron a su hija y denuncia deficiencias de Fiscalía en el caso
La niña sonreía, ignoraba que la muerte la acechaba…
"Fue asesinato", asegura madre del médico