La Frontera de México con Guatemala estará bien protegida

|

E N F O Q U E

Por Julio Serrano Castillejos


Pues nada queridos conciudadanos, el día viernes 7 de junio ya cenamos con la grata noticia de que Donald Trump había decidido no aplicarle a México su pretendido castigo de los aranceles, o sea, un cargo adicional al precio de las compras que hiciéramos de sus productos pero en ello intervinieron diversos factores a favor, es decir, no fue un simple regalo del mandatario norteamericano pues desde hace varios días los gobernadores de Texas y de Nuevo México formularon protestas en contra del anuncio de dicha medida, que se iba a tomar para castigar a México por no frenar la ola de indocumentados que entran por su frontera con Guatemala. 


Por supuesto, los periodistas que no ven con buenos ojos al primer mandatario mexicano, incluyen como elemento principal de la determinación de Trump el que el jefe del Ejecutivo mexicano hubiese doblado las manos. Por su parte los congresistas republicanos de nuestro vecino país también se opusieron a dicha medida y los comerciantes gabachos de otras provincias norte americanas también levantaron la voz para condenarla, pues veían en ella una futura merma de sus utilidades. 


¿Qué es el pago de un arancel?: “El impuesto que se debe pagar por concepto de importación o exportación de bienes. Pueden ser "ad valorem" (al valor), como un porcentaje del valor de los bienes, o "específicos" como una cantidad determinada por unidad de peso o volumen. 


Los aranceles se emplean para obtener un ingreso gubernamental o para proteger a la industria nacional de la competencia de las importaciones. Impuesto o tarifa que grava los productos transferidos de un país a otro. El incremento de estas tarifas sobre los productos a importar elevan su precio y los hacen menos competitivos dentro del mercado del país que importa, tendiendo con esto a restringir su comercialización”. 


En el caso específico a los yanquis les producen muy buenas utilidades las ventas de sus productos a México y los aranceles no tenían por finalidad evitar importaciones de EE. UU, sino sancionar a nuestro país. Pero a México el éxito obtenido de la no aplicación de aranceles le implica el envío a la frontera sur con sus vecinos de Guatemala de seis mil hombres armados para evitar el paso indiscriminado de migrantes, los que ya habían tomado al territorio mexicano de vía segura de tránsito para ir hacia los Estados Unidos de Norte América y pretender colarse, a como diera lugar, en contra de los deseos de Trump quien conoce las limitaciones de estas personas para desempeñarse en el trabajo, muchos de ellos con antecedentes penales y una falta absoluta de raciocinio como lo vienen demostrando. 


Tapachula, Chiapas y sus alrededores ya eran zona de todos y de nadie pero con esta medida se esperan tiempos mejores, siempre y cuando no sean los uniformados mexicanos, de estos seis mil ya citados, los que lleguen a entorpecer la paz de los “huacaleros” sintiéndose “la mamá de los pollitos”, como suele suceder cuando los altos mandos no saben manejar las cosas con la suficiente prudencia y honestidad.

Una campaña en contra de Trump al no comprar productos gabachos
​El problema de los migrantes día con día se agrava y se dan nuevos casos
Hablemos hoy de cómo se hace un poeta
Don Andrés Manuel, una regla de oro para contar con el respeto del pueblo
Las enseñanzas de Patrocinio en sus entrevistas
​La pena o sanción para enderezar a los corruptos
​Las migraciones del sur se han vuelto violentas y por ello urge detenerlas