Cinemahistoria

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro


No hace mucho tiempo di una conferencia sobre una idea general de lo que fue la Guerra de Troya y sus personajes más importantes: Aquiles, Héctor, Paris. La ilustré con buenas fotografías de obras de arte, ánforas y grabados antiguos sobre el tema. Al final de la conferencia, en el período de preguntas y respuestas, un señor muy serio me dijo que no estaba de acuerdo con lo explicado porque él había visto la película Troya y la historia no era como lo que yo había dicho. Tuve que decirle que no me fuese a tomar a Brad Pitt como una fuente fidedigna de quién fue Aquiles y tampoco considerar a Hollywood como una meca de cultura e historia.



Yo francamente no entiendo cómo los estudios de cine y televisión tienen la cara dura de llenar nuestras pantallas con relatos y personajes intentando hacernos creer que así fue lo que pasó. Como buen ejemplo, me remito a la serie de Los Tudor. Enrique VIII y Ana Bolena de la serie no se parecen en nada a la vida real; se llevaban al menos diez años de diferencia. Las dos películas Ben-Hur son un bodrio histórico. No pierdan el tiempo. Lean libros buenos.

Mecenazgo
Amplitud de mente
Arias