​Ayer llovió y eso trajo la frescura de este día

|

Por Hernán León Velasco

Ayer llovió y eso trajo la frescura de este día.


En el ambiente algo ha cambiado, no sólo es la lluvia. Es la alegría de los árboles y de las aves, es el aire nuevo que respiramos.


Es el sol que por momentos descansa y es el gozo que ocurre cuando el cielo se desata y cae de pronto un aguacero.

Hoy llovió de nuevo, es la señal de otros tiempos.






La disculpa fallida
Luis Donaldo Colosio
De aeronaves
Un zorro llamado Chanti
Chiapas, botín de la Federación