Frutas

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro

Los remedios contra la sed podrían convertirse en un empuje económico para Chiapas si la gente dejase de embaucarse con los productos artificiales con saborizantes dañinos. O sea, los refrescos gaseosos embotellados.


Primero, la gente se sentiría más ligera si dejase de inflarse con gas como balones de playa. Veo en la salida de los supermercados a familias enteras con niños rayando en la obesidad y todos tan contentos con sus litronas de refresco envenenante.


Segundo, si la población decide ser responsable de sus hijos, los adultos deben dar el ejemplo dejando de consumir líquidos que, de paso, vienen en botellas plásticas que atragantan a las ciudades y a las playas.


Tercero, Chiapas es un paraíso vegetal que envidiarían muchas partes, no de México, sino del mundo entero dónde no hay esta agua ni este verdor. Pero en Chiapas la gente no lo ve. 


Si dejasen de consumir refrescos embotellados y volteasen a ver a la madre naturaleza, hay una enorme cantidad de frutas para hacer aguas: limón, naranja, tamarindo, piña, melón, sandía y guanábana para citar unas cuantas. El dinero gastado en frutas se queda en Chiapas y ayuda a los campesinos. Eso sí. No acepten aguas de fruta en vasos plásticos.

Mona Lisa I
Galletas
Andy Warhol
Señales
Pronunciación
Humor del Renacimiento
Lenguaje de género
Plástico