Mona Lisa I

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro


La Mona Lisa es una de las decepciones de este vida. El nombre correcto de ese cuadro es La gioconda, que se puede referir al hecho de que estaba casada con el señor del Giocondo; o al hecho de que está contenta (gioconda en italiano) por algo; aunque cuánto más se acerca uno a la pintura la sonrisa es menos sonriente. Aunque es imposible acercarse mucho porque hay muchas barreras de protección. Habrá que conformarse con una buena fotografía. Esa es la primera decepción: verla a distancia detrás de una lámina de vidrio antitodo.


La segunda decepción es el tamaño. La pintura mide 77 cm. de alto por 53 de ancho. Con tantas reproducciones en libros y películas las cosas se ven exageradas con el tiempo.


La tercera, al menos para mí, es su fama. Yo prefiero muchos otros cuadros antes que a la Mona Lisa. Más interesantes, más bonitos o mejor pintados. Si uno observa fotos del Louvre hace cien años, estaba el cuadro colgado con tantos otros. Sin barreras ni protecciones. 


Sin embargo, con el robo de la pintura antes de la Primera Guerra Mundial y su posterior viaje a Estados Unidos, entró la mercadotecnia que nos intenta hacer ceer que, si vamos a París y no vemos la Mona Lisa, estamos condenados al infierno.

Señales
Pronunciación
Humor del Renacimiento
Lenguaje de género
Emergencias
Plástico
El nacimiento de Italia
Normas de teatro