Andy Warhol

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro

Andy Warhol nació y vivió en una familia en Pittsburgh tan paupérrima que su madre hace sopa de tomate con catsup y agua caliente. 


Fue un niño enfermizo que no tuvo una educación normal. Para distraerlo, su madre le sentaba en la cocina con revistas de glamour de Hollywood, goma y tijeras; así se entretenía. Warhol creció con la cotidianeidad de la estrellas de cine y la publicidad sin límites.


Este hombre tuvo la particular idea de democratizar el mundo del arte, de elevar a un status artístico lo banal de todos los días: la lata de sopa Campbell's, la botella verde de Coca-Cola y la caja de estropajos Brillo. 


Andy Warhol se inventó a sí mismo todos los días, tocó todos los medios posibles: la serigrafía, la cinematografía, la fotografía y la música. 


Cuando Marylin Monroe falleció, Warhol simplemente agarró una fotografía que había servido para promocionar la película Niagara y la convirtió en un imagen repetitiva a través de diversas manifestaciones pictóricas. Andy Warhol, en su versión Marylin One, rodeada de hoja de oro como un ícono bizantino, canonizó a la actriz de cine. 


En realidad, el Warhol adulto hizo lo mismo que hizo de niño: recortar y pegar.

Humor del Renacimiento
Lenguaje de género
Emergencias
Idiotas
Plástico
Maratón
El nacimiento de Italia