Plástico

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro


Con placer leo la noticia en este periódico sobre la posibilidad de eliminar las bolsas de plástico, el unicel y los popotes. Los tres son elementos destructivos e inútiles.


Las bolsas plásticas no hacen más que bloquear coladeras y atragantar animales. Se han encontrado bolsas de supermercado en el círculo polar ártico. El unicel es igualmente nefasto y nos lo estamos metiendo en el cuerpo cada vez que consumimos alimentos calientes servidos en unicel. Los popotes aparentemente sirven para ser usados por gente que no saben lo que es un vaso.


Hay países donde, primero, se empezaron a cobrar las bolsas plásticas en las tiendas. Y no tan baratas. El segundo paso fue eliminarlas por completo. Tercero, ofrecer bolsas de papel o aconsejar que cada cliente trajese sus bolsas de tela. Con respecto al dañino unicel, me dan escalofríos cuando paso por delante de esas tiendas que venden de todo hecho con ese material. No entiendo cómo los dueños no se dan cuenta del mal social que están haciendo.


Todo este mal es producto de la vagancia. Espero que se decidan pronto con la ley de prohibición. Llevamos diez años de retraso.

Cosas del idioma
Maratón
El nacimiento de Italia
Comunicación
​ Café
​Julio César