Humor griego

|

EN BREVE

Por James R. Portoraro


Un griego estuvo ausente de su ciudad durante tres años debido a importantes negocios. Finalmente, después de tanto deambular, llegó al puerto de El Pireo que es el puerto de Atenas. Estaba muy preocupado por su familia en Atenas.


Por lo tanto, lo primero que hizo fue encontrar un adivino que le diera noticias. El comerciante no sabía que el adivino en cuestión no era muy bueno.


Cuando le pidió que le diera nuevas sobre su familia, el adivino le contestó que todos estaban bien, pero el que estaba mejor de todos era su padre.


"Disculpe – le dijo el comerciante – eso no puede ser. Mi padre murió hace diez años"

Y el adivino para salir del paso:

"Aaah. Lo que sucede es que usted no sabe exactamente quién es su padre."

- - - - - - - - - - - - - - - -

El ágora era el centro comercial y social de las ciudades griegas. Una mañana se paseaba por el ágora de Atenas un hombre cargando una piedra de gran tamaño. A lo que le preguntaron que hacía con eso. Respondió que estaba vendiendo su casa y traía una muestra para que la gente la viera.


Estos dos chistes tienen 2500 años de antigüedad.

El nacimiento de Italia
Comunicación
Normas de teatro
​ Café
​Julio César
​Apóstrofos
​Viajando en el tiempo