¡Ésta es mi Patria!

|

Por Catón


Sex is good, sex is fine, / doggy style or 69. / Just for fun or getting paid / everyone loves getting laid”. No quiero intentar la traducción de esa cuarteta pelandusca. “Traduttore, traditore”, dicen los italianos. El traductor siempre es traidor. El caso es que a Camilia le gustaba mucho el sexo. Le comentó a una amiga: “Mi médico dice que soy ninfomaníaca”. Inquirió la otra: “Y tu marido ¿qué dice?”. Replicó Camilia: “Él usa una palabra mucho más breve”… Doña Pasita le preguntó a su nieta mayor: “¿Cómo es tu nuevo novio?”. Respondió ella: “Es muy serio y muy formal, abuela.


No fuma; no bebe; no sale por las noches; ha estado felizmente casado por 10 años y tiene tres hijos preciosos”… Pepito esperaba con su mami en la antesala del laboratorio de exámenes clínicos. Salió un niño llorando y le contó a Pepito: “Me hicieron un examen de sangre, y me picaron el dedo”. “¡En la madre! –se asustó Pepito–. ¡A mí me van a hacer un examen de orina!”… Ya conocemos a Chinguetas, marido casquivano. Una tarde estuvo con cierta amiguita suya en el cuarto 110 del popular Motel Kamaua.


Al salir frotó fuertemente los zapatos en el pasto del jardín hasta manchárselos de verde. En la casa su esposa Macalota lo esperaba hecha una fiera. Le preguntó, agresiva: “¿Dónde estuviste toda la tarde?”. Respondió muy campante don Chinguetas: “Me la pasé con una amiguita en el cuarto 110 del popular Motel Kamaua”. “¡Mentiroso! –rebufó doña Macalota–. ¡Te fuiste a jugar golf! ¡Mira cómo traes esos zapatos!”… El doctor Ken Hosanna esperó a que su paciente saliera de la anestesia y en seguida le informó: “Cometimos con usted un grave error.


Continuar artículo


Politiquerías
De Política y Cosas Peores