Aeroméxico deja en tierra sus seis Boeing como el siniestrado en Etiopía

|


Aeromeu0301xico

Aeroméxico se sumó ayer a la lista de compañías aéreas internacionales que decidieron suspender los vuelos de los Boeing 737 MAX 8, tras el accidente del avión de Ethiopian Airlines en el trayecto Adís Abeba-Nairobi, en el que murieron 157 personas el pasado domingo.


La aerolínea mexicana había decidido, en primera instancia continuar con las operaciones de estos modelos, de los que dispone seis, pues aseguraba que sus aeronaves se encontraban “en perfectas condiciones”. Sin embargo, cambió de postura tras la alarma social extendida en redes sociales, amplificada tras confirmarse que un modelo similar se estrelló hace apenas cinco meses en Indonesia, en un vuelo de Lion Air, en buenas condiciones meteorológicas y realizando también la misma operación de despegue. En esa tragedia murieron los189 pasajeros.


Aeroméxico dispone seis aviones de este mismo modelo, que hasta este lunes cubrían las rutas desde Ciudad de México hacia Lima, Bogotá y Monterrey. La compañía asegura que los vuelos se mantendrán con su flota, aunque no han podido asegurar que en estos días no haya “ajustes” en los itinerarios.
Dolor por víctima mexicana. La Secretaría de Relaciones Exteriores lamentó profundamente el accidente aéreo ocurrido en Etiopía, donde murieron 157 personas, entre ellos Graziella de Louis Ponce, originaria de Mérida, Yucatán, quien viajaba con otros compañeros a una conferencia de las Naciones Unidas sobre el medioambiente en Nairobi.


La dependencia expresa su solidaridad y condolencias a los familiares de las víctimas. A través de su cuenta de Twitter informó que está en contacto con los familiares de una ciudadana mexicana que viajaba en ese vuelo, y que ofrecerá todo el apoyo consular necesario.


De Louis Ponce, cuya familia está vinculada al sector empresarial con la industria automotriz y el corporativo Bepensa, conocía 11 idiomas y era traductora de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Acciones bajo presión. Los títulos del fabricante de aviones arrancaron la sesión en Wall Street con una caída de hasta el 12 por ciento, la mayor desde los atentados del 11-S en Estados Unidos. En minutos se evaporaron 30 mil millones de dólares de capitalización bursátil de Boeing.


Pese al batacazo, la firma sostiene que el avión es seguro para volar y en un comunicado insiste en que sobre la base de la información disponible no hay motivos para emitir nuevas directrices para modificar el avión. El aparato es muy popular, especialmente entras las aerolíneas de bajo coste.


Fuente: La Crónica

Fiscalías se echan la bolita por plagio de 22 pasajeros en autobús
Atacan a balazos a fiscal regional de Ixtapan de la Sal; matan a su chofer
No hay acuerdo para que Policía Federal custodie caravanas: Durazo
Se van a quedar con las ganas, la economía está en marcha: López Obrador
Le clava un puñal a su novio y luego le pide perdón con los brazos abiertos
El Congreso le queda a deber; de 8 iniciativas del Presidente, avala 3