Congreso a la orden

|

Por Enrique García Cuéllar


La cámara de Diputados de Chiapas parece no dar señales de vida ante la comunidad. 


La mayoría morenista, una pléyade de novatos, busca a ciegas el rumbo que debería tener el Congreso Local. 


Preguntan y no hacen caso a las asesorías de diputados con experiencia, nada más porque son de otro partido. Y eso no es lo peor: esperan las órdenes del Ejecutivo, renunciando así a la soberanía que por ley les asiste. 


Hundidos en el marasmo, en la inacción, los diputados de la actual Legislatura podrían pasar a la historia gris de Chiapas, donde se encontrarán con los más tristemente célebres chiapanecos indolentes. O, por ventura ¿sabe usted algo bueno que haya sucedido con punto de origen en el Congreso Local? 


Me imagino que es como la famosa “Casa de los Espejos”, lugar donde cobraban la entrada en las ferias y un visitante chocaba con otro, perdido entre imágenes propias y ajenas reflejadas en los cristales. 


Así andan los diputados dentro del edificio de la Legislatura Local. Contamos con una representatividad incapaz de representar los intereses de los chiapanecos. 


Eso sí: varios diputados han sido captados atentos al celular o, de plano, en una reparadora siesta. Desde ese punto de vista, tal vez sí representen a la sociedad; quiero decir que son una muestra legítima de lo que somos.


eagarciac@outlook.com

Coello, apellido de primos insaciables
Payasos
Rutilio golpea la mesa; habrá cambios
Gurría continúa atacando con matones a vendedores
AMLO evita a Manuel Velasco