“No quiero matarlos, pero si los agarramos…”. La impunidad lanza a ciudadanos contra criminales

|


Captura de pantalla 2019 02 28 a las 9.19.42


El municipio de Acatlán de Osorio, a casi tres horas del centro de Puebla, es una población con una situación económica y social de abandono, que atestiguó un hecho único: el 29 de agosto de 2018, el linchamiento de Alberto Flores Morales y su sobrino Ricardo, afuera de la comandancia municipal, fue transmitido en vivo por redes sociales. 


A cinco meses del hecho, algunos pobladores hablaron para Ruido en la Red pidiendo el anonimato, en medio del ambiente de miedo y desconfianza que perdura en este municipio de 33 mil habitantes. Coincidieron en que ese día lo que imperó fue: el hartazgo.


En la mente de los habitantes de Acatlán quedan tres recuerdos: la poca preparación de las autoridades para actuar ese día; que las personas linchadas estaban dentro de la comandancia; y el hartazgo de la población. 


Leer nota completa

Trato hecho': AMLO promete a CCE acabar con pobreza extrema y crecer 4% a fin de sexenio
Gobierno de AMLO presenta decálogo de acciones de apoyo a migrantes en EU
'Existe un desorden en la red de servicios estatales de salud': Miguel Ángel Navarro
El gobierno advierte que no será rehén de la CNTE
Batres niega persecución a órganos autónomos
Hará públicos SCT los audios del accidente aéreo en Puebla
Del enojo de Tatiana Clouthier, a la propuesta que tambalea las comisiones bancarias