Fiestas de luto

|

Por Enrique García Cuéllar


Las fiestas de enero en la ciudad colonial de Chiapa de Corzo, se han enmarcado en un ambiente de luto por todo lo que sucede en Chiapas. 


La marcha con ataúdes, debido a las muertes registradas en Amatán, donde el campamento del MOCRI fue atacado sorpresivamente, altera la vida de la ciudad, le imprime un sentimiento de desaliento y de impotencia ante la impunidad. 


Si los políticos conocieran a fondo los problemas de Chiapas y, además, se ocuparan en resolverlos, nuestro estado avanzaría. Pero estamos muy lejos de ese ideal; por ahora, habremos de conformarnos con burócratas que se preocupan nada más por cobrar su sueldo. 


En Chiapas operan impunemente muchos tipos de delincuentes; desde raterillos de mercado hasta saqueadores de las arcas públicas. No es de extrañar el desaliento de la sociedad en estos momentos, cuando no se explican qué se habrá de festejar y simplemente repiten una tradición. 


Tristes son esas fiestas donde el luto ensombrece el ambiente. Pero es Chiapas y parece que no hay de otra sopa.


eagarciac@outlook.com


TE RECOMENDAMOS


EDITORIAL / Violencia y muerte aumentan en Chiapas


Asesinan a mujer al querer asaltarla en carretera Soyaló


Reprimen campamento del Mocri; hay dos muertos

Palos de ciego del gobierno estatal
La inacción de Rutilio
El mismo Chiapas
Más despidos en el gobierno