El mismo Chiapas

|

Por Enrique García Cuéllar


Leo las notas locales. Los estudiantes de Mactumactzá continúan haciendo pintas y bloqueos; los maestros exigen el pago de sus salarios; asaltaron a una gasolinera en Tuxtla Chico; el desabasto de medicinas es total… Si nada cambia, vamos para atrás. Más para atrás de donde estábamos. 


No le encuentran la cuadratura al círculo, mientras la gente sufre la carencia de políticas públicas acordes a las necesidades mayoritarias. Somos el estado de los extremos. 


Juan Sabines, si inauguraba una toma de agua en un pueblo decía que era “un hecho histórico”. No le importaba hacer el ridículo todos los días con los “hechos históricos”, aunque Chiapas estuviera hundiéndose en las movedizas arnas de la corrupción. 


Manuel Velasco elevó al cubo la frivolidad de su antecesor y llenó de colores, ahora desteñidos, pueblos y ciudades, sin hacer nada trascendente. Habló de seguridad inexistente, de logros imaginarios y Chiapas no avanzó ni un milímetro. 


Ahora, el mutismo es la moda. No existe la comunicación hacia el ciudadano, para saber si el gobierno actual hace algo en beneficio de los gobernados. Nadie sabe nada. Entonces, leo las notas locales. Los estudiantes de Mactumactzá continúan haciendo pintas y bloqueos; los maestros exigen el pago de sus salarios; asaltaron a una gasolinera en Tuxtla Chico; el desabasto de medicinas es total…


eagarciac@outlook.com


LEER TAMBIÉN


Asesinatos, asaltos, plantones… ¿Cuándo llegará la transformación a Chiapas?


Gurría El Hipócrita

Asalto con violencia en gasolinera de Tuxtla Chico
Luego de Sínar, ¿seguirán los indígenas?
Asesinato que ensombrece al régimen de Rutilio
Ejecutan en plena calle a Sinar Corzo
Las ilegalidades en el gobierno de Chiapas
Rutilio mantiene a Chiapas al margen de cualquier transformación