El capricho de López

|

Por Enrique García Cuéllar


En su intervención de hoy en la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya “nada más” se deben cuatro mil 200 millones de dólares a los tenedores de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Son alrededor de 84 mil millones de pesos. 


Lo que no dijo su secretario de Hacienda, es cuál fue el sobreprecio que pagaron al readquirir los bonos por mil 200 millones de dólares, comprados a un sobreprecio exorbitante. 


Son los primeros —y muy elevados— costos económicos de un aeropuerto que se cancelará con base en la “consulta popular”, como si los ciudadanos fuesen expertos en materias como Mecánica de Suelos, Impactos Gravitacionales, Meteorología, Rehidratación de un lago seco, Higrometría, Hidrometría y una casi interminable serie de disciplinas que convergen en la edificación de un aeropuerto moderno, como el proyectado y ya muy avanzado. La consulta popular decidió. 


Gente como usted y como yo, que no somos especialistas en esos menesteres. Sin embargo, nadie cree que la decisión fue por consulta popular, el más tonto de los pretextos que encontró López Obrador para llevar a cabo su capricho. 


Canceló porque fue su capricho, al costo que fuere. Y los costos siguen subiendo. ¿No es corrupción tirar a la basura los recursos públicos? Yo digo que sí.


eagarciac@outlook.com


TE RECOMENDAMOS


Rutilio mantiene a Chiapas al margen de cualquier transformación


¿Por qué el presidente de la república asume desde ya que puede formar la Guardia Nacional, sin la previa aprobación de la Cámara de Diputados?

Un tabasqueño en Chiapas, "donde el pueblo manda"
Hermano de AMLO niega nepotismo en su designación
Angélica Rivera: “La casa de Los Ángeles es rentada”
Alcaldesa renuncia minutos después de tomar el cargo en Santiago Tamazola