Japón volverá a cazar ballenas con motivos comerciales, por primera vez en 33 años

|

2

Japón ha decidido retirarse de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), un organismo creado hace siete décadas para garantizar la preservación de esos cetáceos y evitar su caza indiscriminada en los océanos.


El portavoz del gobierno nipón, Yoshihide Suga, anunció la decisión, y explicó que a partir de julio de 2019 los balleneros japoneses reanudarán sus actividades en sus aguas territoriales y en su zona económica exclusiva.


“En su larga historia, Japón ha usado a las ballenas no sólo como una fuente de proteína, sino también para una variedad de propósitos diversos”, dijo el portavoz del primer ministro, Shinzo Abe.


Japón era miembro de la CBI desde el 21 de abril de 1951 y hasta ahora había respetado la moratoria en la caza comercial de la ballena, que entró en vigor en 1985.


Japón llevaba tiempo advirtiendo de que se retiraría de la moratoria porque opina que la esta necesita una modificación que permita una caza regulada y “sostenible”, pero no ha logrado convencer de ello a suficientes países integrantes de la CBI.


Si bien la caza comercial regresará a Japón a partir del próximo verano, el país nipón ha seguido todos estos años matando ballenas en la Antártida y en el Pacífico Norte.


En teoría esto ha sido con fines científicos, una opción que contempla la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, firmada en 1946, pero organizaciones animalistas han acusado a Japón de aprovechar para hacer una caza comercial encubierta.


ANIMALISTAS LO CELEBRAN. 


La organización Sea Shepard, que trabaja para la protección de las especies marinas, celebró la salida de Japón de la CBI, porque, irónicamente, ahora la organización internacional podrá, sin la oposición nipona, aprobar, ahora la iniciativa de crear una reserva de ballenas en el Atlántico Sur.


Fuente: La Crónica


EU ordena pruebas médicas a niños migrantes tras las dos muertes
Trump anuncia nuevo tramo de muro sin decir cómo lo pagará
Guatemala pide respuestas a EU tras muerte de segundo niño migrante