Aprendiz de todo y oficial de nada

|

Por Enrique García Cuéllar


Sin tener capacidad alguna, dirigió el ICATECH. Luego fue mandado a formar partidos políticos. 


El entusiasmo de Enoc Hernández está fuera de toda duda. Después, fue nombrado Jefe de Asesores del Gabinete. Posteriormente se registró para ser rector de la Universidad Autónoma de Chiapas y ahora, luego de haber servido solamente de comparsa en ese rejuego, quiere que le den el COBACH como premio de consolación. 


¿Qué favor le debemos los chiapanecos a Enoc Hernández? ¿Haberse enriquecido groseramente? Que se ponga a trabajar de verdad en alguna parte donde produzca con honradez sus propios ingresos.


¿Por qué acomodarlo donde sea, con tal de tenerlo contento? Eso solamente lo saben en las altas esferas gubernamentales, desde donde se atenta contra el sentido común, la inteligencia y se considera al pueblo estúpido.


eagarciac@outlook.com

“Sospechoso” transporte de efectivo en un avión
Los corajes de Xóchitl
Manuel Velasco, rumbo a la presidencia
Otra estafa maestra, pero en Chiapas