A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar


La medalla “Miguel Álvarez del Toro” será entregada a Patrocinio González Garrido por el Congreso de Chiapas. 


Es apenas un acto de justicia para quien se ha preocupado por la recuperación de la fauna de la selva en la región de Palenque.


¿Alguien más ha dedicado tantos recursos y tanto esfuerzo a la conservación de la biodiversidad? Es probable, como indudable es que Patrocinio ha elegido dedicar la última etapa de su vida —proviene de una familia longeva— a recuperar lo que otros, con gran irresponsabilidad, han destruido despiadadamente. 


Se escuchan voces en contra. Son las voces de los enemigos que tiene; aquellos a quienes les canceló privilegios y les aplicó la ley, esto último considerado imperdonable en Chiapas, donde la ley es la gran ausente en la sociedad. 


Merecedor incuestionable de cualquier reconocimiento a su labor, recibirá la presea que simboliza a ese Chiapas diverso, rico y único en el planeta, el Chiapas que debe ser conservado celosamente y, sin embargo, suele ser depredado cotidianamente por sus propios hijos, aliados con extraños.


Guacamayas liberadas en el cielo selvático de Chiapas son el testimonio de la paciencia y la convicción de Patrocinio de que su estado natal, por aquel rumbo del verdor denso y el aire húmedo, puede pervivir gracias al esfuerzo continuado desde Los Aluxes, punto de partida de la nueva vida, renacida del amor a su tierra. Felicidades a quien logró recuperar lo que ya estaba perdido.


eagarciac@outlook.com

La Corte ajustará gastos, pero no bajarán salarios: Cossío Díaz
Nombran a próximos titulares de Conafor y de Conanp
Elba Esther Gordillo reaparece, libre, sonriente y vestida de Chanel, en una selfie