A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar


Luego de tantas danzas hasta llegar a sentirse el próximo gobernador de Chiapas, Enoc Hernández, audaz como siempre, ahora fue acomodado por Manuel Velasco en la coordinación del Gabinete, donde es necesaria una aguda inteligencia para tomar decisiones acerca de la conducta de todos los integrantes de ese cuerpo de funcionarios.


Enoc es audaz y con eso basta y sobra en estos tiempos postreros del sexenio que será el recordado con más rencor y tristeza de todos los que ha vivido Chiapas. 


Yo me pregunto qué sentirán estas personas que jugaron a ser poderosos, al grado de que unos se colaron a las diputaciones federales reservadas a los indígenas, sin serlo. Luego fueron echados vergonzosamente. 


Bueno, vergonzosamente para quien tiene vergüenza, pero para quien intentó tan temeraria hazaña ha de provocarle risa. 


Salen locos de contento con su cargamento de dinero malhabido muchos funcionarios. El saqueo ha sido brutal. Los días que quedan les parecen pocos para continuar la fechoría. 


Una vez comprada la impunidad, nadie teme a nada. Así es México, país de complicidades y abusos, de pobreza creciente y males eternos. 


De esta rueda de la fortuna se bajarán unos y se subirán otros para continuar el juego. Y seguirá así hasta que el agua pase del cuello a las narices y los esfuerzos por sobrevivir sean desesperados, incluso para los poderosos. No se ve otro futuro en el horizonte.


eagarciac@outlook.com


PUEDE INTERESARTE


Enoc Hernández acabó de Coordinador del Gabinete

Chiapas, calificado como 'negativo' por déficit financiero
Se amafian Bahamaca y el secretario de Educación
El mayor rezago industrial del país lo tiene Chiapas