A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar


Groserías y palabras soeces recibimos debido a la publicación de la desconocida procedencia de las tortillas en Chiapas, su alteración por parte de algunos inescrupulosos fabricantes, con el resultado de que las madres de familia no saben qué les están dando a sus hijos como alimento.


No reproduciré aquí ese lenguaje, pero se hizo patente la falta de razonamiento de algunas personas, particularmente algunas que no llevan a cabo tan malignas prácticas. 


En primer lugar, nunca dijimos que todas las personas que fabrican tortillas usan esos repugnantes métodos, por lo tanto, quedan excluidas las que fabrican buenas tortillas. 


En segundo término, la declaración no fue inventada, sino expresada por el presidente de los industriales de la masa y la tortilla, una voz crítica y más que autorizada para proporcionar esos datos. 


En tercer lugar, si alguien fabrica tortillas de buena calidad, no tiene por qué ponerse el saco. Tal información le hará bien a su negocio porque lo van a preferir. 


Por eso en el programa de radio pedí que nos informaran acerca de cuáles son las mejores tortillerías de Tuxtla. El problema radica en no saber razonar. 


Quienes se expresaron de esa forma fueron eliminados de inmediato como lectores de Juicio Político, porque preferimos menos lectores, pero inteligentes, en vez de muchos totalmente desinformados e incapaces de razonar. 


Nuestro diario digital no pretende sumar a quien sea, sino a quienes pueden aportar comentarios razonados a las notas que publicamos. Eso lo agradeceremos siempre.


eagarciac@outlook.com


PUEDE INTERESARTE


En Chiapas, las amas de casa no saben de qué están hechas las tortillas que dan a sus hijos

Se amafian Bahamaca y el secretario de Educación
Mactumactzá acusa de agresor a Pablo Salazar
Proponen como "solución" dar concesión a taxis piratas