A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar


Cuando usted se come una tortilla, cree que se está comiendo una tortilla de maíz, cal y nada más. Lamento decirle que se equivoca.


El ingeniero José Ramón Salazar Ballinas, presidente de los fabricantes autorizados de tortilla, nos explicó que ese alimento básico para los mexicanos, en Chiapas ha sido falseado despiadadamente.


¿Quieres tortilla más blanca? Le pongo blanqueador. ¿Quieres tortilla que no se haga dura? Le pongo goma. ¿Quieres tortilla que no críe hongos? Le pongo un fungicida. 


Esto significa que cuando usted acompaña su comida con una tortilla comprada en centros comerciales, en tiendas de conveniencia (esas que han invadido al país entero) o la adquiere con un motociclista que reparte sin higiene alguna, está comiendo porquería y no sabe de qué se va a enfermar. De ese tamaño. 


Sin embargo, hay un proyecto para hacer tortillas de nixtamal, auténticas, en una franca renuncia a la harina de maíz que trae sustancias químicas indeseables.


Esto significa que podríamos volver a comer tortillas como las de antes, cuando hacíamos un pequeño triángulo para levantar el caldito de la yema de huevo con salsa y la tortilla no se rompía.


En este mismo mes de agosto nos van a informar dónde podremos comprar tortillas sabrosas, higiénicas y nutritivas, como las que disfrutan en otros estados, así recuperaremos nuestra identidad alimentaria y, sobre todo, dejaremos de enfermarnos de no sabemos qué.


eagarciac@outlook.com

Consulta educativa se realizará entre agosto y noviembre: Moctezuma
Ni León ni Guanajuato están para recibir la Secretaría del Trabajo: Márquez
Sindicato de Pemex gasta 7 millones de pesos al mes en 'chelas'