Epigrama

|

Por Ausencio García

Sin diputación ni fuero

Los dejaron por güeritos

Hoy lloran su desconsuelo

Pues su intento fue delito.


En este caso tan fiero

El refranero se abre:

“No tiene la culpa El Güero

Sino el que lo hace compadre”.