Arrecia protesta para que renuncie Ortega tras rebasarse los 310 muertos

|


ORT1

Centenares de nicaragüenses unieron ayer sus manos parar formar una gran cadena humana en Managua para exigir que Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo renuncien al poder, y también para reclamar justicia tras alcanzarse la cifra de más de 310 personas asesinadas y 158 desaparecidas desde que comenzaron las protestas hace dos meses y medio, el 18 de abril.


“Me siento arrepentida porque voté por él, pero no para tener una Nicaragua como la que tenemos ahorita. Estamos muy molestos con este gobierno esbirro, genocida por todo lo que nos ha hecho”, comentó una mujer que prefirió ocultar su rostro, tal como se pedía en panfletos que circulaban entre los manifestantes para que “salvaguarden sus vidas” y no se conviertan en “blancos del régimen”.


“Desarma las turbas”. Al clamor de la sociedad nicaragüense para que el veterano exguerrillero sandinista renuncie y adelante las elecciones (previstas para finales de 2021) a marzo de 2019, como piden los obispos y la OEA, se sumó ayer su hermano, el general retirado Humberto Ortega.


“Todos los nicaragüenses queremos la solución pacífica a la trágica crisis que sufrimos, y el presidente Daniel Ortega, al adelantar constitucionalmente las elecciones presidenciales para el año entrante, dice sí a la paz”, escribió el general en retiro, a su hermano, en una carta pública.


Asimismo, recomendó a los manifestantes levantar los bloqueos de carreteras, a la vez que solicitó a su hermano que desactive a los “civiles armados y encapuchados parapoliciales, que disparan a mansalva y ejercen controles sólo permitidos por la ley a las autoridades policiales o militares, situación agravada por la delincuencia común, aprovechando que la Policía está acuartelada”.


Leer más

Más de 50 países urgen a Venezuela restaurar el estado de derecho
EU traslada a inmigrantes a sitios más próximos a sus hijos
Merkel se quiere reunir "pronto" con López Obrador