A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar

Luego de que algunos dirigentes empresariales se echaron para atrás al ver publicada la carta en Milenio, a pesar de haber dado su aprobación previa, uno de ellos dijo que estaba de acuerdo con el contenido, pero “pusieron el logotipo sin nuestro permiso”.

Otro opinaba de manera entusiasta antes de la publicación, pero cuando vio que iba en serio, corrió a desmentir que hubiera participado. Para eso me gustaban. 

Sin embargo, el obispo de San Cristóbal, Rodrigo Aguilar Martínez; el administrador diocesano de Tapachula, Arnulfo Quintanar Monroy y el propio Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez, Fabio Martínez Castilla, ahora sí, con su nombre y firma, han publicado una carta muy crítica en contra de la administración estatal, donde denuncian la terrible realidad política y social que se vive en Chiapas. 

Ellos no van a decir “yo no fui; fue Teté”, porque conocen perfectamente su responsabilidad con la sociedad y deben reflejar la valentía de Cristo, como pastores y apóstoles de su Iglesia.

El caso es que las denuncias están hechas y no tienen más fundamento que la verdad. 

Tal vez no pase nada aun cuando el pueblo demanda el incumplimiento del mandato constitucional. 

Manuel Velasco puede seguir tranquilo jugando a las canicas de la política y dilapidando el dinero que debería haber servido para mejorar las condiciones de salud, de educación y de alimentación de los chiapanecos. 

No pasará nada, pero podrían venir más pronunciamientos valientes en contra de una autoridad que dejó de serlo hace varios años, porque jamás cumplió con su responsabilidad.


eagarciac@outlook.com

Twitter: @garciacuellar


Facebook: Enrique García Cuéllar


TAMBIÉN PUEDES LEER


Iglesia católica publica carta contra Velasco Coello


Por vez primera el clero católico se pronuncia tan vehementemente ante la opinión ciudadana en una misiva abierta en vísperas de las elecciones


Organizaciones empresariales piden la cabeza de Velasco Coello