A Doble Espacio

|

Por Enrique García Cuéllar


Tal vez Jesús Alejo Orantes ya “haiga resolvido” su futuro con el debate. Eso está por verse. 

Por su parte, Roberto Albores se rajó ante varias preguntas y con otras, se asustó y les sacó la vuelta. 

A Rutilio alguien lo enseñó a reírse, aunque estuviera tratando temas trágicos, como en los tiempos de Hank González. El recado es para José Antonio Aguilar Bodegas: “ponte con uno de tu tamaño, no seas aprovechado”.

Ninguno le dio la estatura en experiencia ni mucho menos en seguridad. Es otra de las ventajas de las canas, de las tablas obtenidas a lo largo de cuarenta años de ejercicio político limpio, sin cola que le pisen, aunque trataron de pegarle varias colas muchas veces, no pudieron.
Albores se apresuró a hacer propaganda de que él ganó. Esto equivale a decir que no cesa de engañar a la gente. O de tratar de engañarla, al suponer que los electores son tontos. Está a tiempo de que le digan que los chiapanecos no son tontos, por favor.
Rutilio va surfeando, confiado, en la ola levantada por Andrés Manuel y confía en su pastor, con él nada le faltará.
Alejo Orantes hasta se pone a hablar de educación sin haberla recibido. Es una pena ajena.
Si se va a dar otro debate, que Jósean se ponga con gente de su tamaño. Así será bueno… 


eagarciac@outlook.com


A Doble Espacio
A Doble Espacio
A Doble Espacio