Tiempo atrás

Plaza de almas

Por Catón / Todos en aquel tiempo eran Pedros que entraban en todas las casas como Pedro por su casa. “¡Ave María Purísima!”. “Sin pecado original concebida”. Así respondían los de casa. Era un saludo de rigor, como hoy es: “¿Qué onda?”.