Anécdota

Emiliano y mis muletillas

Por Paola Martínez / Hace días que estuve en Tapachula, mi sobrino me retó a que pagáramos un peso por cada “pues” que dijéramos y acepté. Como es mi clásica muletilla, que ni pagando he podido quitarme, mi cuenta ya era larga.