Martha Robles
19/nov/19    12:11

Por Martha Robles / Pertenezco a la minoría en extinción que cultivaba alianzas de viva voz y preguntaba   el nombre de árboles y plantas; la que leía en  los cafés y amaba la tinta, las libretas encuadernadas en piel y las plumas fuentes; la que iba por el mundo coreada por canciones de protesta.

Comenta
Martha Robles
11/nov/19    05:55

Por Martha Robles / Incrédula, supe que con el muro caían las izquierdas y los grillos pro soviéticos que tanto fastidiaron en la UNAM. Cayeron décadas de enredos, corrupción, encubrimientos, persecuciones, intolerancia y mentiras. También fueron exhibidos los crímenes de Stalin. Imposible confundir los estertores de un siglo trágico. Que nada podría ser peor a lo padecido, repetían los optimistas...

Comenta
Captura de pantalla 2019 10 17 a las 12.07.52
22/oct/19    05:37

Por Martha Robles / Hannah Arendt conoció el precio de ser pensante, judía, migrante e indocumentada: estigmas visibles al pensar la desobediencia civil y abominar del historicismo. Supo que la autobiografía no es privativa de las letras porque, desde el principio experiencia, cifró  sus razonamientos políticos, genéricos y sociales.  Durante el fatídico 1933...

Comenta
Captura de pantalla 2019 10 17 a las 12.07.52
14/oct/19    05:44

Por Martha Robles / Nadie sabe cómo ni por qué funciona el ser interior que habla y dice cosas que difícilmente comprendemos. Lo cierto es que hagamos lo que hagamos, aun si los sueños se fugan, recordar o no hacerlo...

Comenta
MarthaRobles2
30/sep/19    05:26

Por Martha Robles / El mundo de los libros es diverso y misterioso. Mientras que a unos nos atrae su poderoso magnetismo, otros lo rehúyen por lo que ignoran de él. A diferencia del acto solitario de la escritura, leer solo tiene sentido por la mirada del otro. Nadie puede convencer a nadie de amar los libros porque, como bien lo definiera Borges, “el libro es una extensión de la memoria y la imaginación”.

Comenta
MARTHA ROBLES
17/sep/19    06:21

Por Martha Robles / Los mediócratas están convencidos de vivir en lo correcto. Guardan las apariencias, no se salen “del carril” y cumplen obsequiosamente con lo establecido. Saben que para ser recompensados con ascensos y/o dádivas deben “seguir las reglas del juego”. Eso implica compartir y/o encubrir torceduras, patrañas, fatuidades, bajezas, gestecillos excluyentes, simulación, mentiras y actos de cinismo.

Comenta