Dr. Hernán
19/jun/19    08:29

Hernán León Velasco / A donde vayan, llévenla del brazo. Caminen junto a ella, aunque se cansen y les duela cuando les diga: "tengo hambre de tus sueños y nada tienes que darme, yo quiero un carácter de lucha, y a veces no tienes ninguna fortaleza que valga la pena, aun así no te abandono”.

Comenta
Dr. Hernán
18/jun/19    07:30

Hernán León Velasco / Póngase cómodo y llore a lágrima pura, pero antes ponga música de Beethoven, abra la ventana y prepare un café caliente. Tómelo sin azúcar para que le sepa bien amargo. Vístase de negro y deje la puerta cerrada por si su espíritu busca los recuerdos que dejó en las calles o en los cines...

Comenta
Dr. Hernán
17/jun/19    07:46

Por Hernán León Velasco / Se empieza a ser un padre cuando por ultrasonido se detecta que viene a la tierra un varón. Desde ahí la naturaleza hizo del hombre un padre, y con ello le dio un destino. Cuando crece el niño y siembra su primer arbolito se convierte en padre de ese árbol...

Comenta
Dr. Hernán
14/jun/19    09:38

Por Hernán León Velasco / Farid tenía nombre libanés, pero era mexicano (más mexicano que las pirámides de Teotihuacan). Su nombre significa “único, sin par”, y eso coincidía con su manera de ser. Era distinto a los demás por su singular alegría, que se reveló en su rostro desde que había salido del vientre de su madre doña Amira.

Comenta
Dr. Hernán
13/jun/19    07:45

Hernán León Velasco / Con cierta frecuencia se encuentra en algunas calles de Tuxtla Gutiérrez, el árbol del Cupapé o Cordia dodecandra, comúnmente conocido como siricote o ciricote... Generalmente se cultiva con fines de ornamentación; además, su madera se usa para la fabricación de muebles y como remedio casero...

Comenta
Dr. Hernán
12/jun/19    07:45

Por Hernán León Velasco / Como sucede en otras partes en “Catarina la Grande” el medio más fácil para enamorar era la mirada, y si no, que lo diga Fidias quien miró a Lucrecia para luego Lucrecia mirar a Fidias y de tanto mirarse pasaron medio siglo juntos mirándose, porque tuvieron la suerte de tener como aliada a una máquina de coser, que les impidió la separación.

Comenta